Sales

Recuerdo el mar en huelga, con las olas que se negaban a volver, quedándose todos los nombres que hablaban de cenizas volcadas. Arropadas unas con las otras, levantado la mirada, huyendo de la arena. Arrastrando la espuma, que pesada, no hacía ruido de cadenas. Cerrando la puerta en un suspiro que clama silencio con el dedo apuntalando los labios, dejando morir el aliento. Rompiendo la luna en un reflejo que no se recompone, que hiere verlo.

Recuerdo el mar en huelga, justo antes de volver y dejar inmaculada la memoria de la arena mojada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Sales

  1. Pilar. dijo:

    Eres un romántico.

  2. h i l i a n d o dijo:

    si uno puede escribirle así al mar tendría que, como mínimo, tener el privilegio de verlo todos los días.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s