Eso es mi amor platónico y tampoco baila.

Que los amores platónicos me dan de comer más hambre.

Y por amor hablo de ese hijo bastardo de un ovillo de nanas, un nido de pájaros y un pincel deshilachado que es tu pelo mal recogido. Dejando caer hebras que resbalan por una nunca que no es mía, que muerdo con las manos en los bolsillos y te desnuda toda la ropa puesta.

Que no es amor, mi señor, que son remolinos de viento.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s