Reflexiones

Esta mañana me he mirado en el espejo y he buscado las 35 diferencias.

35 peldaños de una escalera de corazón, con canas en la mirada, tras un marco de cristal de miopía que lee de cerca y oye de lejos. 35 versos sin buzón, boca que vive de sed, que muere por la memoria de pez, que no te olvida, que dibuja tu nombre por las esquinas de esta comisura deshilachada.

35 dedos y dos brazos, 35 veranos y  cien inviernos, 35 orillas y un océano.

Esta mañana he mirado mi reflejo, y sigue siendo el mismo. Lo que ha cambiado es el espejo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s