El largo camino a casa

Llevaba por equipaje dos maletas cargadas con restos de lluvia, una sonrisa recién atropellada con labio partido de viaje , un horizonte con cicatrices al altura del paladar del ventrículo izquierdo y un billete de tren descarrilado.

Se sacudió la arena del zapato, y se dispuso a caminar.

Sin duda, iba a ser un largo camino de regreso.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El largo camino a casa

  1. Nuna dijo:

    No llevaba nada cuando volvió… excepto los pies llagados y el alma rasgada de los recuerdos que tuvo que abandonar. Pero regresó.

  2. Dijo que había visto llorar a gigantes, arrodillarse a las estrellas, e incluso como pudo oir retumbar los latidos de las montañas.

    Dijo que aprendió a caminar.

  3. Nuna dijo:

    Le llamaban mendigo y caminaba como un Rey

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s