Escribir,ese acto suicida de resurrección.

Tengo palabras suicidas en la punta de la lengua, que saltan de lo alto de mi cabeza, sin red ni tres pistas de circo, y no aterrizan, rompen el suelo en fragmentos de letras derramadas, párrafos sangrados de mi boca, que escupen lo que nadie quiso leer.

Pero no mueren, resucitan en tus ojos, en esa voz imaginaria que en silencio, recoge lo que una vez se me cayó al suelo.

No me lo devuelvas, que ya no es mio nunca más.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s